INFORMACIÓN

[custom-facebook-feed]

CONTÁCTANOS

ParticularEmpresaComunidadesAsociacionesOtros

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Ser imparcial en mediación - Es tiempo de mediación ¡¡¡
827
post-template-default,single,single-post,postid-827,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
Diferencias culturales

Ser imparcial en mediación

Olga Estrada López

Olga Estrada López

Abogada y Mediadora

Uno de los pilares básicos, y que ha sido reconocido en la Ley de 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, con el que la mediación tiene su razón de ser, es la imparcialidad.

¿ Y en qué consiste?

La imparcialidad hace referencia directamente a la actitud del mediador, a su relación con las partes, y está asociada a la necesidad de que las mismas sean acogidas por igual en el proceso.

El mediador es un ser humano, y como tal habrá mediados que caigan mejor y peor, pero de ninguna de las maneras debe mostrarse semejante actitud asimétrica durante el proceso.

El mediador debe tener muy claro que no se va a posicionar a favor de ninguno de los mediados ni va a darle la razón a uno u otro.

En otras palabras, ha de actuar favoreciendo el compromiso con el proceso y con todas las partes de manera equilibrada y equitativa, con respeto a las opiniones, valores, y puntos de vista de las mismas, conduciendo el proceso con una actitud simétrica, en la escucha y legitimación de todos los participantes. Y, por ello debe mantener la imparcialidad activa durante todo el proceso, pues la convicción de las partes en la imparcialidad del mediador, está relacionada con la confianza que depositan en el profesional y, por tanto, con el éxito o fracaso del proceso.

¿Qué circunstancias comprometen la imparcialidad del mediador?

  •  Todo tipo de relación personal, contractual o empresarial con una de las partes.
  • Cualquier interés directo o indirecto en el resultado de la mediación.
  • Que el mediador o un miembro de su empresa hayan actuado anteriormente a favor de una o varias de las partes en cualquier circunstancia, con excepción de la mediación.

En cualquiera de estos supuestos, el mediador deberá informar a las partes, y sólo podrá continuar el proceso de mediación cuando “asegure poder mediar con total imparcialidad y siempre que las partes lo consientan y lo hagan constar expresamente.

Y ¿cómo convencer a las partes de que el mediador es imparcial?

En primer lugar, el mediador ha de explicar cómo se va a poner en práctica este principio durante el proceso de mediación, practicando intervenciones simétricas con las partes.

Esta simetría habrá de practicarse desde el primer contacto, en la acogida inicial, y a lo largo de todo el proceso.

Para ello, hemos de tener en consideración la distribución de los tiempos entre las partes en cada sesión, las formas en las que se comunicarán  y el propio espacio físico en el que se desarrolla la mediación.

De esta forma,  cuando una parte acude de forma individual a una primera entrevista informativa sobre el proceso de mediación, es recomendable que los mediadores ofrezcan la posibilidad de mantener otra entrevista, también individual con la otra parte.

Por el mismo motivo,  una vez iniciado el proceso, siempre que sea necesario llevar a cabo una entrevista individual o “caucus” con alguna de las partes, es preciso mantener otra entrevista individual con la otra parte y de similar duración.

Y, en último lugar, el mediador profesional siempre tendrá en cuenta que cualquier comunicación individual con alguna de las partes sin conocimiento de la otra parte, compromete significativamente la imparcialidad del mediador, por lo que será recomendable evitarlas y precisamente por ello siempre intentará que las comunicaciones entre las partes y el mediador se canalicen -siempre que sea posible- únicamente, a través de las sesiones de mediación.

Aunque en un primer momento esa imparcialidad parece que frustra a las personas  que llegan a mediación, porque no nos engañemos todos desplegamos – hasta de forma inconsciente y de buena fe- nuestros mejores recursos para conseguir aliados en nuestro conflicto y entre los aliados que mejor que el mediador; lo cierto es que pasadas las primeras entrevistas esa imparcialidad se habrá asumido por los mediados y por eso precisamente se convierte en un valor crucial que provoca que los mediados depositen su confianza en el proceso.

Olga Estrada López
Olga Estrada López
olga.estrada@tiempodemediacion.org

Abogada y Mediadora

No hay Comentarios

Envía un Comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies.

Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar